Message

NAVE - Centro de Creación y Residencia NAVE - Centro de Creación y Residencia

Menu

¿Qué son las Artes Vivas que se exploran en NAVE?

octubre 30, 2020

NAVE desde sus inicios se compuso como un espacio para la creación y la investigación artística desde, principalmente, la disciplina de la danza, y las Artes Vivas.

Pero, ¿qué son las Artes Vivas y de donde nace el deseo de desarrollarlas al interior de nuestro espacio?

El concepto original de las Artes Vivas fue propuesto por el artista Rolf Abderhalden quien fue el propulsor de la Maestría Interdisciplinar de Teatro y Artes Vivas de la Universidad de Bogotá en Colombia y que buscaba combinar distintas disciplinas y explorar todos sus posibles cruces híbridos que componen las artes escénicas. Es decir, mantener una propuesta abierta para que artistas se sientan con la libertad de experimentar con todas las disciplinas existentes que van desde el teatro, la música, la danza, las artes mediales, etc.

«Al incluir el fenómeno de las Artes vivas a esta Maestría, estamos adicionando a la noción tradicional de teatro un conjunto de pensamientos y de prácticas artísticas que han sido el fruto de las múltiples hibridaciones de las artes escénicas con otras disciplinas como las artes plásticas y visuales, la música, la danza, el cine, la arquitectura y el diseño, así como la literatura, la filosofía y la antropología, entre otras», explica Abderhalden.

NAVE, a partir de esta concepción, busca entonces desarrollar espacios de creación que le den esa libertad al artista de experimentar y crear sin restringirse ante las disciplinas ya existentes para crear nuevos lenguajes.

Hoy el concepto de Artes Vivas es ampliamente usado en España y Francia, Reino Unido, Estados Unidos y Sudamérica. En su concepción, «las Artes Vivas investigan a partir del cuerpo y trascienden las barreras entre comunidades rompen las que se erigían dentro de las mismas, exploran valores comunes y son testimonios de verdades propias de la actualidad (Garín, 2018).

Las Artes Vivas buscan transgredir los modelos ya prescritos y resulta difícil predecir qué aportarán las artes escénicas en veinte o treinta años más y desde ahí radica la necesidad de crear nuevos lenguajes que busquen impactar y retratar desde otras prácticas la realidad, no obstante «lo real resulta continuamente cambiante, por lo que los creadores que expresan realidades nuevas buscan maneras alternativas de pensarla y acercarla a sus contemporáneos» (Garín, 2018).

Finalmente podemos explicar las Artes Vivas de la siguiente manera: «expresa el contacto directo, en vivo, entre el público y los artistas. La categoría se deriva de múltiples combinaciones de las artes escénicas con otras disciplinas como las artes plásticas y visuales, la música, el cine, la arquitectura, el diseño, la antropología y la filosofía, entre otros, y a aquello que tienen como elemento primordial el «cuerpo social» que producen actos vivos, poniendo en manifiesto el gesto, la escritura, las performancias, las teatralidades, formaciones de arte, u otras expresiones que generalmente dibujan y desdibujan, dicen y contradicen, afirman e interrogan los paradigmas y diferencias tradicionales, que transmiten, reciclan, problemáticas, traducen información en experiencias poéticas y acontecimientos estéticos y que re-inventan y re-definen permanentemente el campo de las artes vivas; en este campo, la reproducción dude objetos son de tipo tácticos, táctiles, testimoniales, conductores de afectos y traductores de experiencias». (Festivaldelahoja, 2016).

En el hacer y el que-hacer experimental, entonces, es que podemos desde NAVE propiciar un espacio para la libertad de expresión del cuerpo que busque romper las fronteras del arte contemporánea y que, por sobre todo, sea de valor para el «cuerpo social». Sin esta capacidad, NAVE rompe con su esencia de velar por sobre todo en el proceso artístico del creador.

¿Te gustó esta nota? Entonces lee nuestro artículo sobre qué es una residencia 

** Artículo de referencia: Artes Vivas: definición, polémicas y ejemplos, Inma Garín Martínez, 2018.